Los ácaros

Diminutos arácnidos de unos 0,5 mm. de longitud, a simple vista se detectan como “polvo que se mueve”. Pueden infestar gran cantidad de materiales tipo cereales, queso, jamón, frutos secos, etc., si tienen suficiente contenido de humedad.

Pueden producir olores en los alimentos y dermatitis a las personas que los manipulan, así como trastornos digestivos a los animales que consumen los productos contaminados.

Algunas especies importantes:

Acarus siro  Tyrophagus  Glycyphagus domesticus

 

Ciclo de vida

Las hembras depositan sobre los materiales unos 50 huevos microscópicos (0-1 mm.), de los que emergen las larvas todavía con tres pares de patas, que posteriormente se transforman en ninfas ya con cuatro pares de patas (no hay fase de pupa). En condiciones desfavorables de temperatura y humedad, entre las etapas de ninfa puede producirse un estado de reposo o enquistamiento llamado HYPOPUS, muy resistente a cualquier tipo de tratamiento químico (esta fase se produce por ejemplo en el caso de Acarus siro y Glycyphagus domésticus...).

Los adultos, igualmente con cuatro pares de patas, son blanquecinos o ligeramente marrones y se mueven lentamente.

Completan su ciclo en diez días (huevo-larva-adulto) a temperatura ambiente. Aunque a temperatura óptima (23ºC y 90% de Humedad Relativa) el ciclo puede ser menor.