bacteria legionella

La legionella

La legionella es una bacteria ambiental que vive en aguas superficiales como lagos, ríos o estanques; desde allí puede pasar a los sistemas de abastecimiento y la red de distribución de agua para, al final, llegar a nuestras casas. La legionella suele aparecer en concentraciones pequeñas, pero algunas condiciones ambientales pueden favorecer su rápida reproducción:

Temperatura: la legionella se multiplica entre los 20ºC y 45ºC
Estancamiento del agua: las zonas con baja velocidad de circulación del agua favorecen su proliferación.
La acumulación de nutrientes como lodos, materia orgánica, materia de corrosión y calcáreos favorece su crecimiento.
Depósitos biológicos: la legionella puede introducirse en otros microorganismos como amebas, algas o protozoos cuando las condiciones ambientales no son favorables para ella.
• Las incrustaciones calcáreas protegen a la legionella ante las agresiones de los desinfecctantes.

Los mecanismos de transmisión

la legionella se transmite por inhalación, a través de la dispersión en el aire de minúsculas gotas de agua, inferiores a 50 micras. Estas gotas quedan suspendidas en el aire durante más tiempo y pueden ser inhaladas por el hombre e infectarlo.

• No se trasmite por ingestión —beber agua o ingerir alimentos—.
• No se trasmite de persona a persona, ni de animales a personas.
• No se tramite por el vapor de agua.

Las personas más susceptibles de ser afectadas por la legionella son inmunodeprimidas, de edad avanzada, embarazadas, etc.

 

 

Control y prevención de la legionella

Los criterios higiénico-sanitarios para el control y la prevención de la legionella están regulados en el R.D. 865/2003 y el R.D. 140/2003. En estas normas se describen las actuaciones que debemos llevar a cabo para prevenir la aparición de la legionella y mantener en perfectas condiciones las instalaciones de agua.

Las normas para la prevención de la legionella se aplican en todas las instalaciones que utilicen agua en su funcionamiento, produzca aerosoloes y se encuentren ubicadas en el interior o exterior de edificios colectivos, instalaciones industriales o medios de transporte que pueden ser susceptibles de convertirse en focos de propagación de la enfermedad durante su funcionamiento, pruebas de servicio o mantenimiento.

Las instalaciones con MENOR probabilidad de proliferación y dispersión de legionella son los sistemas de instalación interior de agua fría —tuberías, depósitos, aljibes— y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno, las instalaciones de sistemas contra incendios, fuentes ornamentales o los sistemas de riego por aspersión.

Las instalaciones con MAYOR probabilididad de proliferación de legionella son:

• Torres de refrigeración, condensadores evaporativos.
• Acumuladores de agua caliente con circuito de retorno.
• Piscinas de hidromasaje.

 

 

Tratamientos contra la legionella. Periodicidad de los tratamientos

Para lograr una correcta prevención contra la legionella se realiza un análisis de las instalaciones de riesgo y después se lleva a cabo un tratamiento contra la legionella que consiste en una limpieza y desinfección realizada por personal cualificado en posesión de la titulación homolagada para realizar este tipo de tratamientos. La periocidad de los tratamientos contra la legionella puede ser:

  •  SEMESTRAL: para las instalaciones de mayor probabilidad de proliferación y dispersión de legionella:
    • • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.
      • Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno.
      • Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o la inyección de aire.
      • Centrales humidificadoras industriales.
    • legionella-bacteria-y-ducha
  • ANUAL: para las instalaciones de menor probabilidad de proliferación y dispersión de legionella:
    • • Sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (tuberías, depósitos aljibes) cisternas o depósitos móviles y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno.
      • Equipos de enfriamiento evaporativo que pulvericen agua, no incluidos en apartado anterior.
      • Humectadores.
      • Fuentes ornamentales.
      • Sistemas de riego por aspersión en el medio urbano.
      • Sistemas de agua contra incendios.
      • Elementos de refrigeración por aerosolización al aire libre.
      • Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.

INSTALACIONES DE RIESGO EN TERAPIA RESPIRATORIA
• Equipos de terapia respiratoria.
• Respiradores.
• Nebulizadores.
• Otros.

Además, las instalaciones de agua fría de consumo humano y de agua caliente sanitaria se limpiarán y desinfectarán como mínimo una vez al año. También se procederá a la desinfección cuando se ponga en marcha la instalación por primera vez, tras una parada superior a un mes, tras una reparación o modificación estructural, cuando una revisión general así lo aconseje y cuando así lo determine la autoridad sanitaria.

Los tratamientos contra la legionella pueden consistir en una desinfección térmica o una desinfección química con cloro —hipercloración—. En Plagiser valoraremos las características de cada caso para ofrecer la solución más adecuada.

 

Programa de mantenimiento

legislacion legionella

Todas las instalaciones de riesgo deberán disponer de un programa de mantenimiento higiénico-sanitario adecuado a sus características especiales y deben realizar la limpieza y desinfección que sea indicada para cada caso.

Responsabilidades de los titulares de las instalaciones

Los titulares de las instalaciones serán responsables del cumplimiento de la normativa vigente, con el fin de que no represente un riesgo para la salud, Y deberá realizar:

• Un programa de mantenimiento periódico de las instalaciones.
• Las mejoras estructurales y funcionales de las instalaciones que sean necesarias.
• El control microbiológico y físico-químico del agua.

La contratación de un servicio de mantenimiento externo no exime al titular de la instalación de su responsabilidad.