picadura de garrapata.


El abrazo infinito

Cada vez pasamos más tiempo en contacto con la naturaleza, nos vamos de fin de semana de escapada rural para cargarnos las pilas o damos paseos por el campo para descubrir las maravillas de la naturaleza. Las actividades al aire libre y en un entorno natural pueden hacer que nos crucemos con algún insecto indeseado y que al llegar a casa nos encontremos con una picadura de garrapata. Este pequeño ácaro vive entre la maleza y se espera a que pasemos por su lado para agarrarse con fuerza a nuestra piel y alimentarse de nuestra sangre. No salta de una víctima a otra, la garrapata necesita el contacto para subirse a nosotros. No busca solo al hombre, también es frecuente encontrarlas en nuestras mascotas y, aunque siempre ha sido un insecto de ambiente rural, últimamente también encontramos picaduras de garrapata en las ciudades.

Picadura de garrapata ¿Cómo la reconocemos?

Es muy fácil reconocer una picadura de garrapata, pues es insecto que se toma su tiempo. La garrapata se agarra a la piel y permanece ahí muchas horas, alimentándose, por lo que es muy posible que encontremos el insecto aún en nuestra piel. La picadura de garrapata no se diferencia en exceso de la de otros insectos y deja una hinchazón que pica y que puede durar varios días. Su saliva inyecta un anestésico que hace que al principio no la notes, aunque en algunas personas puede causar irritación.

Tratar una picadura de garrapatas

Lo primero que tenemos que hacer cuando nos encontramos una picadura de garrapata es quitar el insecto, para ello lo más recomendable es acudir a un centro médico para que sean los profesionales los que lo hagan. Si no es posible, la mejor forma de quitarlas es con una pinza sin dientes, tirando de la garrapata en dirección perpendicular a la piel. Hay que hacerlo de forma suave y firme hasta que la picadura de garrapata se vea libre del insecto. No es recomendable aplicar ningún tipo de remedio casero sobre el insecto, una vez que lo hemos quitado podemos lavar la picadura de garrapata con agua y jabón. La picadura de garrapata no presenta problemas graves y desaparecerá al cabo de unos días. Lo más importante es no rascarse.

¿Puede ser peligrosa una picadura de garrapata?

La picadura de garrapata no es peligrosa y, en la mayoría de los casos, no causa ningún problema. Sin embargo, también se han dado algunos casos en los que han sido transmisoras de enfermedades como la fiebre hemorágica de Crimea-Congo o la fiebre botonosa propia del mediterráneo. Esta última provoca escalofríos, fiebre alta, dolor de cabeza y fotofobia. Esto sucede en casos muy raros, pero no está de más estar atentos los días siguientes a la aparición de la picadura de garrapata por si aparecen algunos de estos síntomas.