La pulga usa la mascota como huesped

parasitar. Su cuerpo es duro y aplanado lateralmente para moverse mejor por el cuerpo de su huésped. La pulga se alimenta de la sangre de su anfitrión y pone huevos en su pelaje. Es en primavera cuando se produce un pico en sus poblaciones que provoca las infestaciones de verano y otoño. Existen más de 1500 especies distintas de pulga, las más comunes afectan a gatos y a perros.


¿Por qué la pulga supone un problema para nuestras mascotas?

La picadura de pulga no es más que una molestia para nuestros perros y gatos, sólo en casos puntuales puede provocar una reacción alérgica que produce erupciones en la piel. El peligro de la pulga está en las enfermedades que puede llegar transmitir como la tenia, el tifus o la peste bubónica. Aunque sean más frecuentes en animales, la pulga también puede buscar un huésped humano.

¿Cómo se propagan?

La pulga pone sus huevos en el pelaje de su huésped, pero no es a través de él como se propaga. Los huevos son pequeños y blancos y no se quedan en el pelo, sino que caen al suelo. Allí pasan por diferentes fases larvarias y permanecen dentro de su capullo hasta que tienen la oportunidad de salir y dar el salto sobre su huésped. Si visitas zonas por las que han pasado otros animales infestados por pulgas, es muy probable que tu mascota se infeste también. Por suerte, existen collares antipulgas y pastillas para su prevención.

¿Hay alguna forma de librarse de ellas?

Si la pulga se ha instalado en el pelaje de tu perro o tu gato, también las tienes en casa. Los huevos caen al suelo en los sitios donde tu mascota pasa más tiempo y allí se convierten en larvas y capullos. Quizás no los veas a simple vista, pero están ahí. La actuación, por lo tanto, tiene que ir en dos sentidos. Por un lado, consulta a tu veterinario sobre la mejor forma para desparasitar al animal; por otro, es importante acabar con las pulgas que tienes en casa. Existen una gran variedad de productos, desde los que sólo actúan sobre la pulga adulta hasta los que también afectan a las larvas. Aplícalos sobre los lugares donde suele estar tu mascota y presta especial atención a moquetas y alfombras. Si tienes dudas, consulta con un experto en control de plagas que te ofrecerá la mejor solución para tu caso.