Foto de Avispa Frontal

intentarán posarse en tu comida si estás en una merienda o te acompañarán en la piscina y, cuando las ves, te quedas quieto y esperas que se vayan tranquilas sin clavarte su aguijón. Desde pequeños nos enseñan que así hay que actuar con las avispas: quedarnos quietos y esperar a que se vayan. No hay que intentar matarlas porque cuando se sienten amenazadas es cuando clavan su aguijón. La picadura de avispa es muy dolorosa, si tienes la suerte de no haberla sufrido nunca, lo mejor es no comprobarlo.


El aviso amarillo


Las avispas son un insecto llamativo con un cuerpo esbelto de color negro y amarillo que hace que se las reconozca con facilidad. Tienen alas y un temido aguijón que usan para defenderse. Al contrario de lo que pueda parecer, no es un insecto valiente. La avispa prefiere huir antes que atacar y lo llamativo de su aspecto es una advertencia para que nadie se meta con ella. Todos conocen el peligro de su aguijón y hacen lo posible por evitarlo. Existen muchas especies distintas de avispas, algunas viven en sociedad y construyen colonias con una avispa-reina mientras que otras viven en soledad. La avispa es una animal de primavera y verano, le gustan los sitios húmedos y se alimentan de néctar cuando son adultas y de otros insectos mientras son larvas.


¿Son peligrosas las avispas?


A diferencia de otros insectos, las avispas en sí no son peligrosas. Algunas especies incluso se utilizan en control de plagas, ya que cazan para sus crías y son un método efectivo y ecológico de reducir la población de otros insectos más dañinos. Aunque la mayoría de las especies de avispa no ayudan a la polinización, existen algunas que sí lo hacen. Es un insecto que no transmite enfermedades y su picadura, aunque muy dolorosa, no inocula un veneno mortal. Sólo las personas alérgicas pueden llegar a sufrir un choque anafiláctico con la picadura. No todas las avispas son beneficiosas, también existen algunas especies que suponen un peligro y deben ser tratadas como una plaga, como la famosa avispa asiática.


¿Existe alguna forma de ahuyentarlas?


Las avispas son sensibles a algunos olores y puedes usar remedios caseros como el limón con clavo, la cebolla o el vinagre para ahuyentarlas. También existen algunas plantas que actúan como un repelente natural para las avispas como la albahaca, el jazmín, la lavanda y el laurel. Para evitar que entren en casa puedes poner mosquiteras en las ventanas, tener cuidado de no dejar comida a la vista y cerrar bien los cubos de basura para no atraerlas. Los insecticidas son otra opción, pero ten cuidado cuando los apliques pues aun estando atontadas las avispas pueden picarte.

 

Fotos de Krzysztof Niewolny y hamishsecrett